Causas comunes del acné


En acné uno de los malestares más comunes se produce cuando los folículos pilosos se obstruyen por células muertas y sebo. Los folículos pilosos están conectados a las glándulas sebáceas. Estas glándulas secretan una sustancia aceitosa llamada sebo para lubricar el cabello y la piel. El sebo normalmente se desplaza hacia arriba a lo largo de los ejes del pelo y luego a través de las aberturas de los folículos del pelo sobre la superficie de la piel.

Si el cuerpo comienza a producir excesos de sebo, estos sumados con células muertas se pueden acumular en los folículos pilosos y formar un tapón, dando facilidad a que las bacterias prosperen. Cuando esto sucede las paredes de los folículos comienzan a hincharse y producen un punto blanco.  O bien, el tapón puede ser abierto a la superficie y pueden oscurecerse, provocando lo que comúnmente conocemos como una espinilla.

Las espinillas se desarrollan o crecen cuando el folículo piloso es bloqueado, infectándose e inflamándose. Estos bloqueos en general se dan dentro del folículo produciendo unos bultos en forma de granos que conocemos como barritos.

Los andrógenos son hormonas que aumentan en los niños y las niñas durante la pubertad hacen que las glándulas sebáceas produzcan más sebo, llevando a un descontrol del mismo y provocando el acné en la adolescencia. Los cambios hormonales relacionados con el embarazo y el uso de anticonceptivos orales también pueden afectar la producción de sebo es.wikipedia.org.

Aunque mucho se habla, que los alimentos grasosos como los chocolates y otros son los responsables de la producción excesiva de sebo, estudios han demostrado que su efecto es poco o nulo en la producción del sebo y por ende en acné. Pero alimentos que aumenten azúcar en la sangre como los panecillos u otros, pueden desprender un cuadro de acné.

Rate this post